Todos sabemos de la relevancia del fomento de los hábitos de vida saludables, pero en el IES Valle de Piélagos vamos un paso más allá a la hora de promoverlos. Disponemos para ello de dos estupendos recursos: nuestro aula de cocina y nuestro huerto ecológico. Ambos nos permiten poner en práctica todos los consejos teóricos con los que a menudo a nuestro alumnado le cuesta conectar.

Y es que no es lo mismo que te hablen de la importancia de cuidar aquello que comes, a poder aprender a cultivar aquello que vas a cocinar y comer. Convertimos a nuestro alumnado en parte activa fundamental del proceso de nutrición, haciendo que a través del cultivo de alimentos de una forma respetuosa con el medio y a través del aprendizaje de técnicas de cocina que les resulten asequibles y atractivas, sean capaces de valorar y entender la importancia de la máxima “Eres lo que comes”.

Nuestro alumnado aprende las posibilidades culinarias de los alimentos naturales, los efectos que las decisiones sobre aquello que comemos tienen en nuestra salud y de esta manera adquieren la capacidad de elegir aquello que más nos conviene comer en cada situación.


En nuestra aula de cocina promovemos los alimentos más saludables, la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres, la comunicación en la familia, la dimensión cultural y social de la alimentación, una mayor autonomía personal y mejora de la economía familiar.


Y en nuestro huerto aprendemos a cultivar de forma respetuosa con el medio en el que vivimos y no solo cultivamos verduras, frutales, plantas, también cultivamos valores y conectamos con la naturaleza, aprendemos de los ciclos de la tierra, la importancia de la planificación de los cultivos, la creatividad que un huerto requiere en ocasiones y otras muchas formas de relación y valores ligadas a técnicas que hace pocas generaciones todo el mundo dominaba y que entrañan un conocimientos valioso: cómo la naturaleza nos cuida si sabemos entenderla.


El aula cocina y del huerto ecológico son para nuestra comunidad educativa una forma de poner en práctica el proverbio: “Cuéntame y lo olvidaré. Muéstrame y lo recordaré. Involúcrame y lo entenderé”.